domingo, 26 de abril de 2015

Perdido.

Ahora entiendo que nunca fuiste mía, aunque yo quisiera,
que nunca fui tuyo, aunque te lo pidiera,
que no hubo un nosotros,
pero que no existo sin ti.

Ahora entiendo por qué cojones no me encuentro 
ni me quiero encontrar,
ahora entiendo que no me encuentro
porque estoy perdido en tus ojos,
mientras sigo soñando en tus labios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario