domingo, 13 de agosto de 2017

RockStar.

Borracho, entre cuatro paredes y sin esperanzas de salir de aquí, así escribo este manifiesto de autodestrucción, con los ojos entreabiertos y el corazón cerrado a cal y canto. Con las manos muertas dejándose llevar por una voz quebrada por el lúpulo de mi llanto.
Como un rockstar, pero sin cocaína ni heroína ni esas drogas blandas de las que hacen uso para mantenerse vivos mientras mueren. Con Chavela de fondo mientras imagino una piel tan concretamente de cualquiera que encaja perfectamente con la mía, con el vello peinando el aire cuando ideo unas manos recorriendo mi cuello y respirando el humo de unas promesas que estoy dispuesto a cumplir pero no puedo. Con unos pitillos en mis piernas y sin cigarrillos en mis manos por eso de que ya me quemé el corazón con las cenizas del olvido.
Como un cómico con deudas, como un gato que no sabe trepar, como un payaso sin gracia, como un cantante sin orquesta, como una sonrisa sin guiño, como un paréntesis sin cerrar.
Como un borracho, sólo, componiendo su autodestrucción, como si fuera un rockstar.

miércoles, 2 de agosto de 2017

Viudo.

Murió la luz que me guiaba,
me vendí humo a mi mismo creyéndome mis utopías,
dejé cerrada la puerta de salida y entreabierta la de entrada,
murió la fe en mis mentiras
y ahora solo hay paz devastadora.

Y solo yo soy el culpable de mi viudedad de quimeras,
yo maté a mi propia alma 
con mi propia arma.
Yo maté a mi confianza,
a mis modas,
a mi as,
a mi reina,
a mi dama.
Yo maté mis ganas,
yo maté con mis manos
a todos mis hermanos
y ahora no tengo cojones
para matar
a mi soledad.

jueves, 27 de julio de 2017

Axiomas.

Supe querer pero nunca ser querido,
supe luchar pero siempre fui vencido,
supe volar pero siempre me he caído,
supe creer pero nunca me han creído.

Supe lo que quise, lo que soy, lo que hiere,
supe lo que tuve, lo que vi, lo que duele,
supe lo que pude, lo que di, lo que muere,
supe lo que hice para hacer que lo anhele.

Supe tantas cosas que ahora no sé nada,
puse muchas trabas que apagaron mi mirada,
supe del recuerdo que atesoran mis palabras,
quise que la luna me alumbrara las mañanas.

Y ahora solo sé que no sé como hacer para ver
un segundo de mil luces alumbrando mi avenida,
cómo recobrar toda la ilusión que se me escapó en un loco plan de huida,
ahora solo sé que supe, sé y sabré
lo que duele un alma rota, maltrecha y dolorida.

domingo, 23 de julio de 2017

U T O P Í A .

Un dia te levantas.
Te giras al otro lado de la cama y
Olvidas que ya no está,
Pero recuerdas esa sensación,
Ilusión absurda la mía.
Algún día cambiaré utopía por verdad.

Instagram: @ana_dllp




Te cambiaría mis caricias por tus anhelos,
mis ojos condescendientes, 
si me lo pides,
por tus miradas con mis recuerdos,
mis ojeras por tus amaneceres
o mis rarezas por tus manías.

Te cambiaría la Luna de sitio,
-por eso de que bajarla a tus pies
ya lo habrán hecho-
para que pudieras seguir deseándola
cada vez que la vieras 
justo encima de ti.

Tantas cosas cambiaría sin cambiarte...

Pero sobre todo
-no lo olvides-
te cambiaría mis utopías por tus verdades



te cambiaría mil recuerdos por poder crear uno nuevo a tu lado.

martes, 18 de julio de 2017

Iridiscencia.

No veo el arcoiris en el cielo
desde esta ventana con vistas a mis párpados por dentro.
Ahí afuera de vez en cuando sale el sol
pero sus rayos nunca tocan la lluvia,
y ahora, lo único que veo es oscuridad.

No veo el arcoiris en el cielo,
no veo siquiera el cielo.

No veo el arcoiris en el cielo
desde que te fuiste,
y ahora, los únicos que veo
son los que se reflejan en la lluvia
que cae desde el fin de mis pestañas
al inicio de mis pies.

miércoles, 12 de julio de 2017

Desdén.

Hay vida oculta entre las sombras,
golondrinas que amanecen sin sol,
hay rutina, ojeras, pasos cortos que atesoran incertidumbre,
legañas tardías y sueños desbaratados,
botellas sin nombre, ni sombra, ni dosificador,
heridas sanadas, infectas de dolor,
hay viento y lágrimas,
lluvia y boca,
sol y dolor,
hay tapones atrapados,
ángeles desamparados 
y sangre que desborda cómplice del corazón,
hay sueño,
hay miedo,
hay desesperación.

Hay vida oculta entre las sombras,
hay veranos que no tienen sol.

domingo, 25 de junio de 2017

Mis más sinceras disculpas II.

Lo siento, de verdad que lo siento, pero anoche crucé mi mirada con la tuya, sin querer pero queriendo, esperando dos besos como premio de consolación, y ni el alcohol sostuvo mi orgullo cuando me negaste tu mirada.

Lo siento, lo siento mucho. Y lo más duro fue la sonrisa compasiva que me regalaste mientras yo llamaba tu atención de forma ridículamente indirecta. Quiero saber de tus recuerdos, escasos, pero para mi, intensos. Quiero creer que no duele tanto por eso del escaso tiempo que habíamos pasado juntos o por lo poco que sabíamos el uno del otro, lo que dio de sí un mes y medio. Quiero pensar que encontrarás a alguien mejor, y que probablemente lo consigas.

Y te lo vuelvo a decir, perdón, lo siento, pero me trajiste sin darte cuenta la ilusión incrustada en los labios y la luz que no veía, en los ojos. Y precisamente es eso lo que duele aquí dentro.

Ten por seguro que esta breve carta no es el epílogo de los versos que te prometí sin decírtelo.