martes, 28 de abril de 2015

Ayer por mi, hoy por ti.

Un día, alguien me dijo que nunca escribo ''feliz''.
No recuero lo que le contesté,
si recuerdo las razones por las que no lo hago.

Porque nunca tuve suerte en el amor,
nunca me dispararon esa bala que se guarda en la recámara,
esa que solo lleva un nombre,
y nunca fue el mio.

Por querer ser diferente,
y acabar enganchado a una rutina de no tenerte,
llorar en silencio,
y susurrarte a los cuatro vientos que si me daba por vencido
es porque ya no tenia fuerzas, ganas, ni aliento para seguir queriéndote.

Por querer volar en un mundo donde te cortan las alas
y niegan haberlo hecho.
Sentir que todo se viene abajo cuando aún te queda un mundo para llegar a la cima,
y tumbado entre los escombros de una vida que jamás volverá a ser la misma,
respirar,
un leve aire que me de el aliento suficiente para volver a construir mi mundo desde cero.

Porque no fue fácil levantarse,
pero gracias a ellos, ellas, y los que están en el cielo,
yo tengo los pies en la tierra, y la cabeza sobre los hombros.

Gracias a muchos he soñado. Gracias a Paula, Samu, Inma, Helena, Natalia, a Rosita; gracias a Celia.

Gracias abuelo, solo muere quien cae en el olvido, y tu sigues aquí conmigo.

Gracias Martita por esas noches donde mi apoyo fuiste tú,
aquella chica que no levantaba dos palmos del suelo,
y sin embargo tiene el corazón más valiente de todo el universo.
Ayer por mi, hoy por ti.

Hoy escribo un poco más feliz, porque sé que os tengo.

domingo, 26 de abril de 2015

Perdido.

Ahora entiendo que nunca fuiste mía, aunque yo quisiera,
que nunca fui tuyo, aunque te lo pidiera,
que no hubo un nosotros,
pero que no existo sin ti.

Ahora entiendo por qué cojones no me encuentro 
ni me quiero encontrar,
ahora entiendo que no me encuentro
porque estoy perdido en tus ojos,
mientras sigo soñando en tus labios.

domingo, 19 de abril de 2015

Sinopsis sin libro.

La verdad es que por primera vez 
no se como cojones empezar a escribir la sinopsis para las novelas que escribo en mi cabeza, 
esas en las que estamos tú, yo, el silencio, tu mirada, y al cabo de una semana, mi llanto.
Es curioso saber como la persona a la que quieres te hará daño de distintas formas, e incluso sin querer,
porque en realidad,
¿no es eso el amor?
Clavar un puñal en el corazón 
con la intención de desangrar a quien tu quieres 
el día que ésta, quiera dejar de quererte y quitarse su puñal,
doler cada vez que dejas de tocar la piel de quien te ha dado un refugio en ella,
dejarte la vida en ella, sin esperar que ella la deje por ti.
Es triste.

Nadie se ha parado a pensar por que coño escribo,
supongo que no interesa, 
pero ojalá nunca hubiera escrito mi primer texto.

Escribo por ella, aunque ya no quiera recordarlo, 
porque yo dejé mi vida por tener un refugio en su piel sin importar que no me lo diera,
porque quise quitarme su puñal, 
y me desangré.
Porque yo, 
nunca llegué a clavar mi puñal en su corazón.

jueves, 16 de abril de 2015

Despídete antes de cerrar la puerta.

Yo no se nada de la vida,
ni siquiera de la mía.
Quizá porque soy muy joven,
o porque no quiero ver la realidad,
mantenerme en la oscuridad,
no dejarme conocer a mi mismo.

Lo que si sé es como quiero.
Un adiós sin huida,
una huida imprevista sin decir adiós.

Dibujaré mi vida,
para borrarla al día siguiente sin que nadie se entere,
sin que nadie se de cuenta de mi desaparición.

Dibujaré mi vida,
pero no lo haré junto a tu sonrisa,
porque como lo haga,
la huida será prevista,
el adiós doloroso,
y la espiral de locura y mi corazón acabarán por darte
todas las mañanas
los buenos días en el instituto.

Vive,
sueña,
ama,
vuélvete loca,
es tu vida,
huye cuando lo necesites,
pero por favor,
despídete antes de cerrar la puerta.

lunes, 13 de abril de 2015

Socorro, rescatame.

Llovía,
y tus ojos se volvieron grises,
y tu pelo se tiñó de negro,
y mis labios no se cortaron,
porque tu boca vino
en mi rescate.

Llueve,
y tus manos rozan mi rostro.
Tu piel es tan suave,
que dormiría en tu regazo
todas
las noches
de mi existir.
Latido a latido marcas el ritmo de mi vida,
los pasos de mi andar,
verso a verso te explico
por qué
son miles
los besos que te quiero dar.

Me inundo en los mares que la lluvia ha dejado,
y solo pido que vengas a por mi,
porque esta vez,
mis labios se han cortado,
pero no estaba tu boca
para rescatarme.

martes, 7 de abril de 2015

A mi musa voluntaria.

-Cuidado- me decían,
creían que no sabía que te llamaban noche
porque tu piel morena
es capaz
de atrapar
a cualquier despistado que ronde por tu calle,
hundía el mundo
como se hunden los barcos en alta mar
rozando al más rudo marinero,
y forjaba los sueños de aquellos niños
tendiéndoles la mano,
ofreciendo algo tan valioso
como era su amistad.

-Estas loco-
Pensaban que aún
no me había perdido en tus ojos,
buscando la manera
de no salir nunca de allí.

-Lo estoy- estoy loco,
lo sé,
lo diré mil veces,
lo gritaré al cielo,
lo pondré en cada folio que te escriba,
escribiré mi locura
y la meteré en la botella que jamás compartiremos,
y solo lo leerá el mar,
estoy loco,
y gran parte,
es gracias a ti.

-Irrumpió en mi vida,
  y ahora,
  ahora no soy el mismo-
dormido cada noche en su pelo
soñando con las musas
que jamas me visitaron,
aprendiendo que la vida es algo mas que decir te quieros,
es sentirlos.

-Al arte hecho carne,
  a la noche que me atrapa cada día,
  a las iniciales del diálogo
  que mantuve con la sociedad,
  y que conmigo mismo
  culminé,
  a mi musa voluntaria,
  provocadora de cada verso,
  y cada beso
  que suelten mis dedos,
  y sus labios.-